Restaurante italiano sin gluten: Da Nicola

Restaurante italiano sin gluten: Da Nicola

Es el primer restaurante que visité justo dos días después de hacerme la biopsia y la primera comida sin gluten que probé fuera de casa. Quizá por eso (y por el trato que recibo siempre) le tengo especial cariño a este restaurante.

El restaurante tiene dos espacios: según entras a la izquierda está el lado más moderno (es el único que abren a diario)  luego está el otro lado del restaurante más amplio y con una decoración más tradicional.

La carta sin gluten es amplia y variada: entrantes, pizzas, pasta fresca hecha por ellos, carnes, pescados y postres.

carta sin gluten da nicola 2 carta sin gluten da nicola

Para mí­ los platos favoritos son las patatas revolconas con pétalos de bacalao, la pasta fresca en cualquiera de sus variedades (aunque me decanto por la de setas con tomate seco y a la carbonara) la lasagna parmigiana (no está hecha de pasta sino de  láminas de berenjenas, tomate y mozarella).  ¡Muy buena!

De los carpaccios sólo he probado dos: salmón y pulpo.

El de salmón sabe demasiado a pescado crudo para mí­ y es un plato muy grande, pero el de pulpo está espectacular: finas láminas y sobre ellas patatas revolconas y cebolla pochada.

carpaccio de pulpo

Respecto a las pizzas tengo que decir que no son mis favoritas: me gustan con masa muy fina y aquí las hacen demasiado gruesa y un pelín secas.

Además de los platos de la carta hay sugerencias de la semana que la mayoría son aptas también (pregunta al camarero).

De los postres he probado la panacotta, el tiramisú pero, sin duda, me quedo con la isla flotante: una especie de souffle nadando en un mar de natillas suaves ¡riquísima!

isla flotante

Todos los platos sin gluten vienen con una mini sombrilla de papel sobre la comida, para que no haya confusiones.

Lo que más destaco del lugar es la atención, la simpatía, proactividad, disposición y cuidado de los camareros.

¡Gracias chicos por hacerme sentir tan bien cada vez que voy! 🙂