¿Un celiaco tiene dudas tontas?

¿Recuerdas tu primer día de colegio? ¿Y de trabajo? ¿Y el día que te diagnosticaron de celiaquía?

Algunas personas quizá no, porque hace mucho tiempo de eso. Pero los recién diagnosticad@s seguro que pueden rememorar ese momento y quizá las dudas que asaltaron fueron innumerables.

¿Y ahora qué hago? Se acabó el pan, la pizza…y lo peor de todo cuando comienzas a informarte surgen más dudas quizá: la contaminación, el almidón, miles de preguntas que en ocasiones parecen absurdas para las personas que llevan años de hábitos adquiridos. Preguntas tan tontas como ¿un celíaco puede comer huevos? Pues puede ser tonta sí, pero la falta de información es lo que tiene. Yo llegué a consultar eso: si como huevos de gallinas cuya alimentación está basada en el trigo, ¿podré comer esos huevos?

La respuesta es evidente para mí…ahora.

El huevo no contiene en absoluto gluten, con lo cual puede consumirse sin inconvenientes ni riesgo (a no ser que seas alérgico/a o intolerante a este alimento, claro!).

El huevo se puede consumir fresco, en cualquier tipo de cocción (ya sea frito, hervido o pasado por agua) o en cualquier otra preparación, por supuesto evitando aquellos productos o ingredientes que contengan gluten

…Y después de empezar a tener mayor confianza e información respecto a la dieta sin gluten, me surgió otra duda ¿la huevina puedo tomarla?

Pues sí, también se puede consumir huevo deshidratado (huevina, en distintas preparaciones), en polvo o en estado líquido (pasteurizado).

No olvidemos que el huevo es un alimento muy importante debido a su gran contenido proteico y es precisamente la proteína del huevo la de mayor valor biológico (contiene los aminoácidos esenciales para el organismo).

Y tampoco olvidemos que tod@s hemos tenido muchas dudas al inicio de la dieta y a lo largo de nuestra vida que para otras personas esa duda podía ser “ridícula”.
Los miedos y las inseguridades son humanas y comunes. Se solucionan y se despejan dudas leyendo, preguntando y consultando fuentes fiables.

Por eso si eres recién diagnosticado/a, pregunta todas las dudas que te surjan y no temas hacer el ridículo.

Como decía Einstein: Todos somos ignorantes. Lo que ocurre es que no todos ignoramos las mismas cosas. 🙂